Rodeada de agua por todas partes, Lattara era un istmo. La primera ciudad, ceñida por una muralla, está instalada directamente en la orilla de la laguna y flanqueada por dos brazos del río Lez.

© MCC/MRT