Cuyo consumo regular está documentado en Lattara durante la protohistoria. 

© E. Pellé