En el barro de un pasaje de la calle 100.

© UFRAL