Vista de la excavación de los niveles de hábitat del siglo IV a. n. e. La abundancia de artefactos arqueológicos in situ requirió la instalación de estructuras de circulación y de exploración no destructivas. 

© UFRAL