Image d'illustration

Esta réplica de la cueva decorada, la más importante del mundo, ha sido construida con el fin de poder admirar este magnífico conjunto de pinturas en las inmediaciones de Vallon Pont d’Arc, en el corazón de un yacimiento natural excepcional.

Dos espacios: la Neocueva y la Galería del Auriñaciense

La visita a la Neocueva evoca la magia y las condiciones de visita de la cueva original. A través de un recorrido por una pasarela con diez paradas de observación, en medio de un bosque de estalactitas y estalagmitas, los animales, trazados con esmero por nuestros antepasados auriñacienses, surgen de la oscuridad. En el frescor y la humedad se han reconstruido perfectamente los ámbitos sonoros y olfativos con el propósito de brindar al visitante una total inmersión. 

Tras la emoción, la explicación. En una escenografía interactiva y lúdica, la Galería del Auriñaciense le permitirá comprender mejor la cultura de nuestros antepasados, las técnicas del arte parietal y los animales que en aquel tiempo les sirvieron de modelo.