Imagen ilustrativa
1
Descubra la cueva

La investigación

Difusión y puesta en valor

Las cuevas decoradas son espacios de equilibrio frágil. Sus condiciones naturales de conservación son a menudo el fruto de una feliz casualidad. El hecho de descubrir tales sitios puede tener consecuencias gravísimas a muy corto plazo. 

Por lo tanto, la mayoría de las cuevas decoradas y principalmente las descubiertas recientemente están cerradas al público. Los daños sufridos por la cueva de  Lascaux unos 15 años después de su apertura al público han hecho reflexionar a las autoridades, y el hecho de sacarlos a la luz fue positivo pedagógicamente hablando para el público en general, ya que actualmente la mayoría de la gente es consciente de la necesidad primordial de preservar esos monumentos únicos para las generaciones venideras. Sin embargo, esta concienciación va acompañada de un deseo cada vez mayor de acceder a las riquezas que allí se esconden. 

Desde principios de los años 80, se realizaron diversas réplicas hechas con procedimientos diferentes para compensar el cierre de las cuevas. Una vez más Lascaux fue pionera al hacer las primeras reproducciones fotográficas y luego copias pictóricas en volúmenes creados por fotogrametría. Hoy los modelos en 3D son la base de dichas reconstrucciones, pero lo más importante es ante todo la integración de los trabajos científicos en la elaboración de los proyectos encaminados al gran público. De ahí la propuesta que se hizo tanto en Chauvet como en Lascaux de intentar una inmersión lo más verídica posible, pero también hacer una presentación de los análisis y de los avances de la investigación contemporánea. 

La puesta en valor de la investigación se realiza mediante numerosos artículos, publicaciones y documentales audiovisuales. Las nuevas tecnologías también participan, como la colección multimedia Grandes yacimientos arqueológicos, que es la prueba fehaciente del gran interés por dichos temas, con más de 900 000 visitas a Chauvet y un millón a Lascaux en 2014.

Las investigaciones arqueológicas se llevan a cabo en Francia con fondos públicos y es lógico que el gran público tenga acceso a la presentación de dichos resultados.